Encontrándonos

Embriagador/a como el hielo que quema aun siendo frío… así es tu contacto, con todo su tacto.

La pasión sensual templa mi piel al rozar la tuya.

Todo se vuelve cálido en la hoguera chispeante de nuestros deseos.

Tú y yo, lo demás no cuenta. El tiempo se para al compás de los besos que nos susurramos.

Nos fundimos en el placer que nos lleva al éxtasis de sentirnos uno.

Así eres tú… mi yo.

 

Son así nuestros encuentros que nos envuelven desde el primer momento.

Al unirse el hielo y el fuego, surgen las sensaciones que tanto deseamos.

Somo polos opuestos que se atraen,

encontrándonos en el clímax más intenso.

 

Soy tus llamas,

tú, mi hielo,

y nos derretimos en este preciso y precioso momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *