Bailemos.

A cada momento,

ponle una mirada

de esas que se pierden

en horizontes eternos,

fragancia mágica llena de aromas

de instantes bailados.

 

A cada momento,

sácale un paso más,

danza,

entre esencias místicas.

 

Llénate de cada presente

porque son lo único que permanece,

espacio temporal sensual

que muestra sus soles y lunas,

al compás del baile

que tú bailes conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *